viernes, 20 de octubre de 2017

Power Trip - Nightmare Logic


Año: 2017
Sello: Southern Lord Recordings
País de origen: USA

No suelo entusiasmarme ante el lanzamiento de un disco de Thrash Metal creado y grabado en el siglo 21. La abundancia de banditas mediocres editando basura a granel, sumado al insoportable afán por repetir clichés en lugar de dedicarse a crear buen Thrash, han hecho que, salvo honrosas excepciones, tienda a huirle a la nueva generación de bandas thrashers. Mas, entre la enorme lista de copiones y nostálgicos de un tiempo no vivido que pululan por ahí, hay bandas que parten la Tierra y Power Trip es una de ellas. De hecho, y a esto lo vengo sosteniendo desde la edición del explosivo "Manifest Decimation" en el 2013, Power Trip son mi banda thrasher favorita dentro de la movida generada en éste siglo. Por si hacía falta confirmar que son los mejores dentro de dicha camada, los texanos nos tiran este misil llamado "Nightmare Logic", por lejos, pero por mucha diferencia, el mejor disco thrasher del año y una de las joyas thrashers del siglo 21.
Pero ¿sólo Thrash hay aquí? Bueno, el 95% o más del disco es puro y estremecedor Thrash Metal. Pero ¿acaso la inicial "Soul Sacrifice" no suena a Obituary en plan Thrash/Death? Vamos, que hay riffs y cortes, y hasta algunos gritos desgarradores, que hacen pensar en la gigantesca banda death metalera. Luego sí, es todo Thrash Metal y de primer nivel. Es más, el segundo track es una trompada de esas que te dejan al borde del knock out, de esas piñas que hacen que sea difícil reponerse. Me refiero a "Executioner's Tax (Swing of the Axe)", un temazo descomunal que se adhiere al cerebro como las sanguijuelas a la sangre.
A partir de ahí, y sin dar respiro alguno, el combo en el cual encontramos a algún miembro de muy buenas bandas como Hatred Surge, Mammoth Grinder e Impalers, se dedica a apalear al oyente con machaques sucesivos que se encastran perfectamente entre sí, como si cada jodido riff hubiera sido pensado para ser encadenado al anterior y al posterior, y así hasta el final. Y claro, entre tanto sacudón tiene que haber más temazos. Los hay y se llaman "Waiting Around to Die" (imposible no ponerse violento mientras suena) y la demoledora "Ruination", canción que merece ser puesta en la lista de los grandes clásicos del Thrash de todos los tiempos.
Voy a redoblar la apuesta, voy a ir más lejos: "Nightmare Logic" nació para ser un clásico thrasher. Tal vez sea un poco injusto y hasta pequeño para tremenda obra ponerle ese mote cuando el siglo actual ha parido mierdas en cantidades industriales, siempre hablando de Thrash Metal. Pero, vamos, que hoy resulta muy difícil sobresalir entre tanta porquería envasada. Y Power Trip lo logran con un álbum que parece grabado en 1987. Es más, llegué a pensar que el productor fue Alex Perialas, como para que vayan dándose una idea acerca de cómo suena ésta animalada. Haber grabado esta placa 30 años antes...

Facebook
Youtube
Bandcamp
Label
Earsplit

jueves, 19 de octubre de 2017

The Great Sabatini / Godstopper - Split


Año: 2016
Sello: No List Records
País de origen: Canadá

Canadienses ambos grupos, a ninguno de ellos los conocía previamente, por lo que escuchar éste split fue una experiencia refrescante no sólo por tener que enfrentarme a dos grupos -para mí- desconocidos, sino porque me topé con dos bandas que ofrecen cosas que tienen su encanto, aún sin ser bandas maravillosas.
El disco comienza con The Great Sabatini, quienes me sorprendieron gratamente con su propuesta. Es que la banda a la cual se la etiqueta como Sludge o Progressive Sludge tiene más para ofrecer que simplemente eso; es decir, si esperan un clon de Eyehategod o bandas similares, vayan olvidándose pues estos muchachos de Montreal gustan de pasearse por diferentes texturas, salirse del molde y hasta alejarse abruptamente del Doom/Sludge, algo que queda clarísimo en pistas como "Shortwave Radio", una especie de interludio de corte Ambient que nada tiene que ver con el Metal, o bien ese experimento de tintes folk llamado "Dog Years (Quiet)". Lo demás, o sea, las restantes dos pistas, muestran el lado pesado del grupo, pero sin caer en los lugares comunes del Sludge. Linda sorpresa de una banda a la cual voy a comenzar a tener en cuenta.
Godstopper son canadienses también, pero provienen de Toronto. Lo de ellos es un poco más "convencional", aunque tampoco es que sean un grupo al cual se pueda meter bajo alguna etiqueta tradicional; de hecho, noten el uso de las comillas encerrando la palabra convencional. Es más, hay toques de Noise Rock, un groove denso y cortante que me recuerda a Quicksand y aires Grunge que aparecen ocasionalmente en momentos puntuales.
Para nada fácil de asimilar lo del combo de Toronto, y eso es lo que le da ese extraño encanto pues las melodías, a cargo de las guitarras, distan de ser típicas melodías metaleras. En todo caso, hay más de Melvins que de cualquier banda Heavy convencional. O sea que suenan pesados, raros en buena parte del tiempo, y para nada accesibles al oído acostumbrado a sonidos prefabricados. No me rompen la cabeza, para vaya que son interesantes estos tipos de Toronto.
Me lo pintaron como un disco de Sludge, pero no lo es. O bien, si lo es, esto sucede en momentos puntuales y combinando dicha etiqueta con otros elementos que le dan a ambas bandas la posibilidad de romper los propios moldes. Y eso, amigos míos, y según mi perspectiva, es algo para valorar.

Spotify
Bandcamp
The Great Sabatini
Godstopper
Asher Media


miércoles, 18 de octubre de 2017

Dråp - Roten Till Allt Ont


Año: 2017
Sello: Xtreem Music
País de origen: Suecia

Joachim Lyngfelt no es solamente el cantante de esta poderosa banda; es también el dueño de Bloodsoaked Records, el sello a través del cual Dråp lanzaron su primer bombazo ("En Naturlig Död", año 2014, reseñado por éste servidor). Joachim es un tipo que sabe mucho de música dura, sucia y candente, y lo demuestra no sólo con sus ediciones, sino también haciendo música junto a esta bestia llamada Dråp. Nada nuevo bajo el sol, es simplemente Crust/Death rudo y portentoso al mejor estilo sueco. Pero, claro, son suecos, y ya sabemos esto, los suecos suelen ser realmente buenos cuando se trata de tocar Crust o Death (aunque en este caso hay ambas cosas).
"Roten Till Allt On" (Las raíces de todo mal) puede hacer presuponer a más de uno que es, al ser lanzado por un sello consagrado como Xtreem Music, el disco que pondrá a los suecos en boca de todo el mundo. Nada más alejado de la realidad pues el segundo disco de la banda en cuestión es más de lo mismo, siempre dentro del estilo que practica el grupo: entre el más sucio Crust/D-Beat europeo (con ese gustito a Kängpunk que sólo a los suecos les sale tan bien) y el Death de Estocolmo. Son 8 pistas que se suceden como trompadas, casi sin variaciones entre ellas, pero desafiando al oyente a base de fuerza, una entrega cuasi interminable y una furia que explota constantemente como si se tratase del motor que mueve a la banda. Cero novedades, pero eso no debería importarle a nadie ya que hablamos de una banda que se dedica a mixturar sonidos con varias décadas de existencia, aunque la tendencia a mezclar Crust y Death sueco cobró mucha fuerza recién en éste siglo. Mas, lo realmente valioso aquí pasa por el lado de la intensidad, el estupendo sonido logrado (una verdadera llamarada que incinera todo a su paso), la actitud desafiante y creíble de la banda, y un puñado de canciones que elevan el nivel compositivo, aspecto en el cual reina cierta monotonía, aunque no le hace mella al resultado final, por cierto.
Entre las canciones que debo destacar a modo de elecciones meramente personales, están la canción que da nombre al disco, con su medio-tempo sacude-huesos que de pronto deviene en un podridísimo D-Beat, y "Nederlag" por su oscuridad. Del resto puedo acotar que son tracks que no dan respiro, que tienden a parecerse un poco entre sí dichas composiciones, pero que el grupo compensa con una entrega inclaudicable. Es por eso que "Roten Till...", sin ser de lo mejor del año, me obliga a recomendarlo con los ojos cerrados. Si te gusta el estilo, el segundo disco de esta agrupación sueca te a a sacudir de lo lindo durante unos minutos, te lo aseguro.

Bandcamp
Facebook
Label

martes, 17 de octubre de 2017

Bittered - Foreign Agenda


Año: 2017
Sello: Lost Apparitions Records
País de origen: USA

Otros viejos conocidos nuestros. Ya pasaron por aquí estos muchachos de York, Pennsylvania, cuando lanzaron su primer full lenght ("Hubris Aggresion", 2015). Pues bien, tras un disco en vivo y un EP, le toca el turno al segundo disco full de Bittered, en el cual encontramos casi lo mismo que en su debut...casi lo mismo ¿ok?
El primer disco era un venenoso ataque de Sludge jodido y enojado, con partes rápidas incrustándose en medio del sonido pantanoso y mucho de Hardcore/Punk desahuciado ennegreciendo (aún más) el panorama. "Foreign Agenda" es prácticamente lo mismo, pero con un montón de partes rápidas que llevan el nivel de violencia hacia un nuevo punto; es como si hubieran decidido reforzar dicha cualidad (la violencia) recurriendo a la parte más Hardcore de la propuesta del grupo. Y les salió bien la jugada, hay que decirlo. Es que este nuevo opus, si bien dista de ser el disco consagratorio de la banda, logra poner al oyente en un estado de locura y agresividad cuasi incontenibles, potenciando dichas cualidades con partes sludgies tan mugrientas como perturbadoras. En otras palabras, lo hicieron bien los de York.
Tras una intro (ingeniosamente llamada "Intro"), el Hardcore Punk rudo y sin concesiones explota en nuestras caras, pero sin dejar de lado el costado Sludge del grupo pues en la misma canción se dan cita las dos caras del grupo. Todo lo que sigue de ahí en más en pura ira, un demencial muestrario de insultos, odios, caos y desesperación devenidos en canciones que tienden a ser tan intensas como breves y reventadas. Cada puto tema es un escupitajo en la cara, cada canción es el fruto de la combinación de cuatro mentes arruinadas, unidas en pos de crear algo que les sirva como catarsis, pero que también les permita decirle al mundo cuan jodido está todo. Escuchen "Deprivation" y luego me dicen si lo de estos tipos no es negativo, peligroso y demoledor en iguales medidas...tal como ellos ven al mundo.
El sonido es tan crudo como la música del grupo, al punto de que pareciera que "Foreign Agenda" fue grabado en vivo. ¿Está grabado en vivo? Sin saberlo me atrevo a decir que sí. Cómo sea, a este disco hay que escucharlo a todo volumen, sintiendo que estás ahí, en medio del caos desatado por estos tarados mientras los cuerpos se chocan y los huesos se rompen al son de la música de Bittered. Créanme, no hay mejor manera de disfrutar esta guarrada.

Facebook
Bandcamp
Label
Grand Sounds PR

lunes, 16 de octubre de 2017

Deivos - Endemic Divine


Año: 2017
Sello: Selfmadegod Records
País de origen: Polonia

Llega un punto en la vida de uno en el que ya no es necesario escuchar demasiadas veces un disco para poder formarse una opinión definida. La experiencia, la innumerable cantidad de discos escuchados a través de los años, el conocimiento de un género o subgénero y sus características. Todas esas cosas terminan influyendo a la hora de afrontar una nueva reseña, y la verdad es que no es algo que me guste demasiado. Me hace sentir que estoy por encarar la reseña poniéndome en piloto automático, algo con lo cual no me siento cómodo en absoluto. Pero tampoco es tan fácil escribir de forma creativa y fresca cuando la música no lo es ¿no lo creen? Al fin y al cabo, uno escribe acerca de las sensaciones que la música le provoca. Pues bien, acá tenemos un disco muy bien tocado, grabado de igual forma y en el cual encontramos 32 minutos de Death Metal técnico, feroz y contundente en cada instante. Pero, lamentablemente estamos ante un disco que entra dentro de lo dicho al comienzo de la reseña.
Vamos por partes, porque muchos de ustedes no deben tener ni idea de la historia y obra de este combo polaco. Deivos vienen tocando desde hace 20 años, por lo que es justo decir que son unos veteranos en la escena extrema polaca, y por qué no, a nivel mundial también. No se caracterizan por ser una banda muy prolífica, han lanzado apenas cinco discos full en estos 20 años, sumándose a la lista un EP ("Hostile Blood", 2003), además del Demo de 1999. Hay quienes los comparan con sus compatriotas de Lost Soul y, a decir verdad, tan errada no está la comparación. Poseen características sonoras y compositivas similares, aunque prefiero a los creadores de "Chaostream" antes que a la banda que hoy nos ocupa. Sin embargo, hay que ser justo, y teniendo en cuenta que tuve la chance de escuchar casi todos los discos de Deivos, debo acotar que esta banda mantiene un cierto nivel, una parejidad en su obra que es digna de mención. No recuerdo haber escuchado un mal disco de estos polacos, como así tampoco recuerdo haber escuchado un disco sobresaliente. He ahí la parejidad a la cual hice referencia un poco antes.
Cada trabajo nos muestra a un grupo complejo, preciso y duro, tal como solemos encontrar -prácticamente siempre- en las bandas extremas procedentes del país de Europa del Este de donde surgieron Vader y Decapitated. "Endemic Divine" está lejos de ser el disco excepción a la regla en la discografía del grupo, por lo cual no está de más decir que es otro disco parejo, recomendable para el fan del estilo, y con algunos aciertos que merecen ser mencionados: "Through the Eyes of the Hangman" (técnica y agresividad muy bien conjugados) o el comienzo con "Daimonion", en donde la banda explota casi todo su potencial, además de poner de manifiesto cuáles son las cualidades propias de su estilo.
Obvio, el álbum suena muy bien, algo que ya no es ninguna novedad: las bandas extremas polacas casi siempre sacan discos que suenan realmente bien. El tema acá es que, más allá de las virtudes innegables, la banda no llega a dar el paso evolutivo que los podría/debería poner a la altura de algunos de sus pares polish. Y esto, luego de 20 años de carrera, puede que no llegue a no suceder nunca, creo yo. De cualquier manera, los tipos son buenos en lo suyo y hacen que escuchar sus trabajos sea una tarea nada incómoda. Todo lo contrario, se dejan escuchar sin complicaciones.

Facebook
Youtube
Bandcamp
Label

domingo, 15 de octubre de 2017

Ljosazabojstwa - Sychodžańnie


Año: 2017
Sello: Hellthrasher Productions
País de origen: Belarus

Este año Hellthrasher Productions apostó por dos bandas a las cuales ya había editado: Gjendød
 y Ljosazabojstwa. Ambos grupos fueron fichados, en su momento, por el genial sello polaco con el propósito de lanzar sus Demos y darles mayor difusión, idea más que acertada desde cualquier ángulo donde uno lo vea. Este año, ambas bandas sacan sus respectivos primeros discos, aunque hay una diferencia: mientras los blackers noruegos lo hicieron lanzando un full lenght, esta misteriosa agrupación de Minsk, Bielorrusia, lo hace con un EP.
Si escucharon el Demo de Ljosazabojstwa, ya sabrán que la banda toca un Black/Death oscurísimo, ritualístico hasta la médula y para nada amable. Tampoco usan ni abusan de los blast beats, como sucede con la gran mayoría de grupos de Black/Death que pululan por ahí; estos muchachos (aunque en realidad no sé cuántos integrantes son) no siguen los pasos de Blasphemy ni de ninguna banda similar, sino que optan por tomar cosas de grupos como Mystifier, el viejo Black/Death griego, los primeros discos de Samael, bandas como Mortuary Drape y todo ese tipo de agrupaciones maquiavélicas y de un sonido aterrador y profundo. De hecho, una de las características más resaltables en la propuesta de esta banda es, justamente, su sonido. Cavernoso, atrapante, frío y pesado, la producción ha logrado darle a la banda el marco sonoro exacto, justo lo que la música de esta oscura banda exige.
Hay un buen, pero acotado manejo de los teclados, con ese sonido de iglesia que encaja de maravillas dentro del contexto musical que impera a lo largo de la placa, dotando a la banda de un aura mística que envuelve y petrifica. Realmente, Ljosazabojstwa lograron capturar y retransmitir el espíritu de los viejos discos del estilo, aquellos que dejaban de lado la ultra-velocidad y elegían los medio-tempos, los cambios de ritmo (no abruptos) y las atmósferas inquietantes por sobre la brutalidad a cualquier precio.
No hay ni un sólo tema de relleno, cada canción cumple un rol específico y va encadenada a su antecesora o sucesora de forma inteligente, como si se tratase de un relato de terror gótico al cual estos tipos musicalizaron cuasi a la perfección. O sea que, como para ir resumiendo, "Sychodžańnie" me parece un muy buen disco. Claro, lo edita un muy buen sello, como para respaldar todo lo dicho anteriormente. Es más, estamos ante uno de los discos más tenebrosos del 2017...aunque pareciera que fue grabado en 1993. Muy bueno.

Bandcamp
Label

Amorite - Invisible Fire


Año: 2015
Sello: Neverheard Distro (cassette) / Independiente (CD)
País de origen: Hungría

Poco a poco, la escena extrema húngara va ganando espacio en el underground mundial. Aún no cuentan ni con una cantidad importante de bandas, ni siquiera tienen una buena lista de grandes bandas. Pero sí poseen una escena incipiente que se mueve constantemente y que cuenta, entre otras cosas, con sellos como Neverheard Distro, el cual brinda un apoyo incondicional al Metal Extremo húngaro en todas sus formas.
De todo lo dicho anteriormente se desprende que Amorite es parte de dicha creciente movida, a lo cual hay que agregar que se trata de una banda de Death Metal que llegó a su debut discográfico bastante rápido ya que se formaron en el 2014, siendo éste, su primer disco, del año siguiente. Hay un disco más en su historial, un EP que fue lanzado en el 2016. Activos los muchachos, los dos muchachos, para ser más preciso pues Amorite, al momento de grabar este "Invisible Fire", era un dúo conformado por Szabó Péter en voz y batería y Keszi Csaba en guitarra y bajo. Lo de ellos es un Death Metal que se mueve a medio-tempo durante gran parte del disco, algunos rebajes lentos que los posicionan cerca del Doom, y por instantes, explosiones de velocidad controlada. Ellos citan a grupos como Vader, Benediction y Bolt Thrower como influencias y la verdad es que aciertan, el estilo del grupo va por esos carriles.
Líricamente son más cercanos a cuestiones espirituales, mitología ancestral de su país y cuestiones internas inherentes al sufrimiento del individuo. Es extraño esto, aunque no deja de darle un toque distintivo al grupo y su propuesta. Es que en lo estrictamente musical, si uno se deja llevar solamente por lo que escucha a través de las canciones, pareciera que la banda se mete en terrenos más bien bélicos antes que en las temáticas previamente mencionadas. Sin embargo, las líricas terminan yendo por los senderos ya nombrados, por más que la música diga otra cosa. Eso hace que uno, tarde o temprano, termine comprendiendo a la obra en su totalidad desde otra perspectiva, incluso cuando las influencias musicales son hasta obvias.
No hay grandes canciones, todo es más bien plano y directo, sin sobresaltos. No hay malos momentos, pero tampoco hay grandes momentos; agarran una fórmula compositiva y la sostienen hasta el final, haciendo de "Invisible Fire" un trabajo decente, aunque de poco vuelo. Por ahí hubiera venido bien meter una o dos canciones que levanten la puntería, que pongan algo de magia, cosa de salir de la medianía imperante. Mas, eso no sucede y uno termina escuchando la placa sin lograr entusiasmarse, pero tampoco cayendo en el aburrimiento insoportable. En otras palabras, el disco se deja escuchar y punto, no pidan más que eso.
De cualquier manera, esto es sólo un comienzo y hay que tomarlo como tal. Luego veremos qué les depara el futuro a estos húngaros, quienes hoy son tres, si no leí mal. Está en ellos alcanzar un nuevo y más alto nivel en lo compositivo, o bien quedarse en donde están, o de última, caerse a pedazos. Por lo pronto, lo de Amorite es ameno.

Bandcamp
Facebook
Label

jueves, 12 de octubre de 2017

Oranssi Pazuzu - Farmakologinen


Año: 2017
Sello: 20 Buck Spin / Svart Records (12" vinilo) / 20 Buck Spin (digital)
País de origen: Finlandia

Con Oranssi Pazuzu tengo una relación de fascinación por su música desde un comienzo. Recuerdo que ellos fueron de las primeras bandas de Black Metal que lograron ponerme en un estado de ensoñación similar al que me provocan las bandas psicodélicas con las cuales crecí. De hecho, siempre dudé acerca de usar la etiqueta Black Metal a secas cuando se trata de la banda de Jun-His, el cerebro de la criatura, el hombre que en Kuolleet Intiaanit se divirtió de lo lindo jugando con las texturas y haciendo locuras varias, para luego llevarse todo ese bagaje sonoro y surrealista a Oranssi Pazuzu.
"Farmakologinen" no es lo nuevo de la experimental banda finesa, sino que se trata de las cuatro canciones que la agrupación grabó para su split junto a Candy Cane (2010). Por lo tanto, estamos hablando de un EP integrado por material ya conocido, pero no por eso menos efectivo. Es que la música de Jun-His y sus muchachos siempre tiene algo para descubrir pues siempre hay algo oculto. No es una banda a la cual vas a conocer cabalmente con 2 o 3 oídas someras, no se trata de un grupo fácil de digerir. Es por eso, creo yo, y entre otras cosas, que este combo me resulta tan fascinante, y es por eso que éste EP me atrae tanto en su formato actual como en el split original al cual pertenecen estos tracks. En su edición original o no, las canciones que conforman esta obra poseen el encanto narcótico propio de una banda cuya originalidad está fuera de discusión, además de tener un talento innato para salirse de los moldes preestablecidos y deformar los límites rígidos de un género hasta hacerlos tan difusos como les sea posible.
Disonancias y acordes que bordean el abismo. Bases firmes que de golpe parecieran posarse sobre la nada misma para flotar sin un aparente rumbo, aunque, en realidad, dicho rumbo existe y está bien claro...para ellos, no para nosotros. Una voz que susurra, se enoja, se arrastra, explota -ocasionalmente- y se inmiscuye en cuanto hueco encuentra entre los alocados tonos que se suceden unos tras otro, con dos guitarras que se unen pero sin tocar exactamente lo mismo.
Así, bajo esos parámetros, se suceden los 4 tracks, uno mejor que el otro, aunque mi favorito sea "Unihämähäkki" y sus poco más de ocho minutos de psicodelia blacker de primera clase.
¿Que son demasiado raros como para volverse populares alguna vez? Sinceramente, me importa una mierda. La mayoría de las bandas que amo nunca llegaron a ser populares, y Oranssi Pazuzu es una banda a la cual tengo en mi más alta estima. Vaya casualidad.

Facebook
Homepage
Bandcamp 20 Buck Spin
Svart Records
Earsplit PR